Niño de Elche: de Madrid al cielo electrificado

 

Si algo maravilla de ver en directo al Niño de Elche (Francisco Contreras) es que uno nunca sabe lo que se puede encontrar. A sus conciertos más vale acudir con la mente abierta como única premisa válida, porque si uno espera ver algo en concreto, es casi seguro que se va a equivocar. Lo que ocurrió en la noche del sábado de las Fiestas de San Isidro de Madrid reafirma la imagen inquieta y heterodoxa de un artista de lo popular que se sigue haciendo a sí mismo. 

Ataviado con traje de cantaor clásico y acompañado de sus coristas, el recital comenzó con los “Tanguillos de Cádiz”, recogidos en su último disco Antología del Cante Flamenco Hetorodoxo. Sentados como si actuaran en una antigua peña de flamenco, los artistas marcaban el ritmo con el chasquido de sus dedos mientras entonaban un conjunto de versos clásicos más cercanos a la chirigota que a la solemnidad de los puristas del género. Por eso algunos valoramos tanto figuras como la de Paco Contreras.

Las caras de estupefacción no tardaron en aparecer. En el parque de Las Vistillas se agolpaba un público variopinto compuesto por aquellos que esperan un flamenco ortodoxo y quienes andan de paso para ver qué se cuece por esos lares. Tras felicitar las fiestas, Paco recuerda sus devaneos por esa zona “fumando porros y bebiendo”. Ahora, acompañado de Raúl Cantizano (guitarra, percusión y zanfoña), continúa desgranando temas de su último trabajo. “Fandangos y Canciones del Exilio” o “Caña por pasodoble de Rafael Romero El Gallina” van sonando mientras Niño de Elche demuestra con su pose y sus gestos la ironía que contiene su actuación entre un juego de luces amarillas, rojas y moradas.  Este telón de colores sirve de iluminación y, a su vez, bromea socarronamente  con la que fuera una de las músicas oficiales del antiguo régimen y la cultura de España. 

La performance va creciendo hasta que llegan “El Tango de la Menegilda” y “Rumba y Bomba de Dolores Flores”, dos canciones donde parece que algo se quiebra. Susana Hernández (teclados, sintetizadores) va introduciendo elementos que rompen con la armonía, principalmente con el teclado flamenco-pop setentero. 

20525976_1447024018718689_6928093974139295848_n

Una vuelta de tuerca

Desde este instante tenemos un antes y después. Francisco Contreras se quita la camisa y sus músicos se preparan para una segunda parte centrada en una de sus facetas más desfasadas. A la mente llegan sus directos estelares con Los Voluble, a quienes echamos de menos en su labor proyectando imágenes. 

De las sesiones con estos últimos, como “RaVerdial” o “En el Nombre de”, provienen los sonidos que inundaron la plaza madrileña. Tecno, drum and bass o minimal se mezclan con la intervención del Niño de Elche, que juega con su voz y un potente equipo de eco. Resuenan los versos de Nietszche en “Un Veneno”, o el homenaje a ese hedonista moderno que se esconde bajo la figura de “El Ravero”. Como apoyo a esta catarsis entre el ruido y el baile, con la clásica bocina de la “Ruta Destroy” (o Ruta del Bacalao) incluida, entra en escena Pablo Peña. El sevillano, miembro de Pony Bravo, entre otros muchos proyectos, es la última pieza de una maquinaria que nos ayuda a transportarnos a una pista de baile, con una sesión donde entran desde los ritmos más extremos a la guitarra más clásica, pasando por las castañuelas o una perfomance vocal con un consolador, al más puro estilo Mike Patton. 

Hace tiempo que Francisco Contreras decidió hacer su propio camino, olvidar etiquetas y hacer aquello que le viniera en gana, porque ese ejercicio de la libertad es lo que define eso que llamamos arte. No tiene sentido entrar en discusiones. Uno puede saltar, bailar, tocar las palmas y disfrutar, o dar media vuelta e irse, como muchos decidieron hacer. En nuestro caso, el placer extremo que despliega el Niño de Elche es un motivo de alegría y disfrute, aun sabiendo que no siempre vaya a gustar ni es su intención hacerlo. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s